Eli Siegel describe el ímpetu central al arte en su "Es  La Belleza la Union de Opuestos?" —Dorothy Koppelman
red line
 

¿Qué nos enorgullecerá sinceramente?
Un estudio del arte de Diego Velázquez

Por Dorothy Koppelman

¿QUÉ ES EL REALISMO ESTÉTICO?

CUATRO PRINCIPIOS

¿ES LA BELLEZA LA UNION DE OPUESTOS?

ENSAYOS
ARTÍCULOS
ARTE

ACERCA DE ELI SIEGEL

EN INGLÉS


Información
 
Continuación: Parte C
 

La Humanidad es Alta y Baja:
Opuestos Estéticos, Opuestos Eticos

Aprendí del Realismo Estético que una pintura resuelve en el esbozo, las cuestiones de nuestra vida, incluyendo las del propio artista. Cuando vemos lo alto y lo bajo unidos en una pintura, cuando miramos hacia arriba y hacia abajo con el mismo propósito, la humildad y el orgullo están más cerca también en nosotros. Cada artista se ocupa de estos opuestos en sí mismo mientras pinta. En la corte de España, Velázquez se sintió ennoblecido "y esclavizado", como el catálogo del Museo Metropolitan lo describe. Tenía la estima y el cariño eminente del rey, pero para tener la seguridad económica para él mismo y para su familia el artista tenía que ser empleado como "Caballero de Cámara", y luego como "el Chambelán del Palacio". Se encargó de la construcción de edificios, contrató a los carpinteros, sirvió como embajador del rey de todas partes de Italia elegiendo y comprando obras de arte para el Palacio. Mientras tanto, en el siglo 17 en España ser artista estaba considerado como una vocación inferior y base." Por un lado, era el pintor preferido del rey, y renombrado—por otro lado le fueron dados los deberes "onerosos pesados, que consumieron mucho tiempo.”

Velázquez creía justamente que su verdadero orgullo surgió de su manera de ver, y quería que la profesión de artista fuera levantada de su estatus social bajo". Al mismo tiempo, estaba empeñado en ser admitido a una orden de caballería, y pasó muchos años tratando de obtener los documentos que acrediten que su padre era portugués de noble cuna, sin mancha de "sangre impura".

Es probable que su cansancio a través del tiempo procediera de un conflicto desapercibido en él acerca de adonde su vanidad pueda llevarle y acerca de donde surgió su verdadero orgullo. En "El arte como, Sí, La humildad", Eli Siegel escribe:

El yo se interpone con la humildad, y los artistas han tenido que aprender como detener la tendencia del ser restringido, limitado, temeroso, y monárquico de intervener con el ver que es puro, ricom, y justo.

La única crítica en el mundo que entiende el daño y puede oponerse al "ser restringido, limitado, temeroso, y monárquico" es la que está enseñada por el Realismo Estético de Eli Siegel: la crítica estética de sí mismo.

"La Encarnación de La Humildad Exitosa"

"El Arte", escribe Eli Siegel, "puede considerarse como la encarnación de la humildad con éxito de una persona ante las muestras de la existencia, ante de la existencia misma .... El arte, en sí, es la humildad unida con orgullo". Esa es la manera de ver que Eli Siegel tenía siempre, es la única oposición de lo que el Sr. Siegel describió como “el burla interior de desprecio", que una vez tuve y que daña a las personas tan terriblemente.

Uno de los mayores triunfos del arte—y fue el triunfo de Velázquez—es el hallazgo de la belleza en lo mal formado, lo deforme, lo feo. En el corte de España en el siglo 17, los enanos y los bufones fueron compadecidos, cuidados, y sirvieron como bufones para aligerar los cargos de los monarcas. Velázquez, sin embargo, miró a los enanos con un propósito diferente, vio [en ellos] los opuestos de la realidad.


"Sebastian de Morra"
[haga clic aquí para ver la pintura a pantalla completa]

Aquí está Sebastián de Morra. Vemos una frente ancha y clara y ojos que en su profundidad casi nos hacen gritar con amor. ¿Vea como los brazos, con sus ligeros y fuertes puños presionan hacia abajo? ¿—Y como las piernas pequeñas vienen hacia nosotros y los pies calzados con zapatillas que puntan hacia arriba con sus copas brillando suavemente? Esos pies, con su movimiento curvado, y su dirección vertical nos hacen sentir como si el fuera una persona en pie. La amabilidad del arte es que no podemos mirar hacia abajo a Sebastián de Morra, sin levantar nuestra vista.

El enano está en el centro del lienzo. Su abrigo del color verde oscuro está dividido arriba y abajo—por la mitad, y donde apenas los puños aprietan hacia abajo hay otra división a través del centro. Encontramos la geometría perfecta en ese cuerpo imperfecto. Deje que sus ojos den un viaje alrededor de la figura del hombre completo. Es un círculo, la forma más completa, más continua y no impedida del mundo. Al salir de ese círculo está la simpatía del ser de Sebastián de Morra, en su capa dorada y rosada clara, con su cabeza, muy ligeramente inclinada, e interrogatoria, su boca sabia y esos profundos ojos marrones. Este es el hombre como noble, y como escribió Eli Siegel "vivo: / Y así, a veces, grotesco". El propósito de las consultas del Realismo Estético es enseñar a las personas cómo ver la relación de los opuestos—lo oscuro y lo claro, lo completo y lo incompleto, lo alto y lo bajo, lo bueno y lo malo, en el mundo y en nosotros mismos. Cada pintura de Velázquez celebra este propósito. En 1656, cuatro años antes de morir, Velázquez pintó la obra—y yo cito el poema de Eli Siegel en que, [él dice] "Una cosa reflejada se mezcla con lo de aquí, / Lo visto ...."


"Las Meñinas"
[haga clic aquí para ver la pintura a pantalla completa]

La heredera al trono de España es el centro de Las Meñinas, pero el artista está estudiando las personas altas y bajas, inclinándose, suplicando, de rodillas y esperando. La cara grande de la enana a la derecha está tan cerca de la princesa pequeña e imperiosa. La simetría del espacio y el rectángulo en ese cuarto oscuro tiene una nobleza serena que incluye las irregularidades golpeantes de los nobles y de los sirvientes en el primer plano. Velázquez ha reunido los opuestos de todo  tiempo en el gran espacio de esa habitación, la luz que entra mientras el cortesano levanta la cortina se calienta como toca el lienzo del artista.

Y allá está el propio Velázquez, tal vez mirando a la pareja real, reflejada en el espejo lejano, y él nos mira.

"

Velázquez y sus pinturas dicen que Sí, tras los siglos, al mensaje más bello del mundo: el del Realismo Estético, verdadero acerca del mundo, verdadero acerca del arte, verdadero acerca de cada ser—[este mensaje] está en estas líneas de Eli Siegel de su "Poema libre sobre 'La teoría Siegel de los opuestos' en relación a la estética" con las que termino mi ensayo:

Los opuestos están, sin duda, en otros sitios también,
En muchas más formas, mis amigos, en muchas más cosas.
Ai, véamoslos donde están, porque ellas
NOS crean, crean al MUNDO, lo que
En la honestidad, que nos gusta, en el orgullo, lo somos.


Volver a la parte B ... Haga clic aquí
Volver a la parte A ... Haga clic aquí


Dorothy Koppelman, artista y consultora del Realismo Estético, enseña The Critical Inquiry, un taller para artistas. Esta charla fue presentada al público en la Galeria Terrain.