Eli Siegel describe el ímpetu central al arte en su "Es La Belleza la Union de Opuestos?" —Dorothy Koppelman
red line
 

¿Qué nos enorgullecerá sinceramente?
Un estudio del arte de Diego Velázquez

Por Dorothy Koppelman

¿QUÉ ES EL REALISMO ESTÉTICO?

CUATRO PRINCIPIOS

¿ES LA BELLEZA LA UNION DE OPUESTOS?

ENSAYOS
ARTÍCULOS
ARTE

ACERCA DE ELI SIEGEL

EN INGLÉS


Información
 

Continuación: Parte B

 

Eli Siegel, en su inmortal Quince Preguntas, "Es La Belleza La Union de Opuestos?" describe el ímpetu central al arte y el efecto de cada obra de arte. Lo qué Velázquez sintió, vio, y lo que vemos ahora, está descrito en la pregunta del Sr. Siegel en "el Universo y el Objeto" :

¿Tiene cada obra de arte una cierta precisión acerca de algo; una cierta exactitud concentrada, una cualidad de la existencia particular? —y cada obra de arte, no obstante, presenta en alguna moda el significado del universo entero, algo sugestivo de la ancha existencia, algo que tiene un significado sin límites más allá de lo particular?
Velázquez miró la perfección de ese huevo oval, sostenido encima del plato circular y claro, autocruzado por un cuchillo oscuro y ha visto el gran significado de  los opuestos—un momento eterno del “significado sin límites". La luz y la oscuridad, lo duro y lo suave, esbozos afilados y oscurecidas formas son compuestos. Un joven, algo modesto, sostiene un melón pesado mientras él encara a una persona mayor. Colocando la juventud algo más atrás, nos da un sentido de la edad, mientras la madurez, brillantemente encendida, se hace más viva en el presente. El huevo luminoso y entero y los huevos plácidamente extendidos mientras se cocinan, el melón redondo y pesado a la izquierda, y el plato redondo a la derecha hacen que nuestros ojos se muevan de un lado a otro, aunque el movimiento agitador de la cuchara de palo en la mano de la anciana está capturado—en su calidad escultórica—eterno.

 

 

 

La anciana que cocina los huevos
“La anciana que cocina los huevos”

Esto es diferente de la manera en que la mayoría de las mujeres ven los objetos que ellas utilizan diariamente en sus cocinas. En consultas personas estudian cómo ver los objetos con la maravilla y el significado que los objetos tienen. Recientemente una mujer de Nueva Jersey, la Sra. Eldridge, nos dijo en una consulta cuán eficientemente ella manejó su hogar, su trabajo su jardín; pareciera como si sacudiera las cosas para ponerlas en orden en un horario de remolino de viento. La Sra. Eldridge se sentía noble y martirizada, pero ella no se quería a sí misma y no parecía orgullosa. Cuando le preguntamos si su marido tenía alguna crítica sobre ella, ella dijo, "El dice que actúo superior. Yo no me siento a conversar con él". El trío de consultoras de la Sra. Eldridge sugirió que ella mirara y estudiara un objeto que a su marido le gustara y así de lo que quizás su esposo podría enseñarle. Esto es lo que escribió para la próxima consulta: "Mi marido y yo nos divertimos mucho en hablar acerca de las herramientas! ... Y veo los opuestos en mí misma, escribío, como lo duro y lo suave … lo agudo y lo redondo". La Sra. Eldridge estaba atónita de cómo los objetos que ella había dado por supuesto eran "tan sencillos y tan complejos como yo", ella escribió, "como Harry y todo lo demás que existe."

Cuando Diego Velázquez no tenía todavía 23 años, sus pinturas ya llamaban la atención en su Sevilla nativa, y fue a Madrid donde su trabajo podía ser visto más extensamente. Cuando tenia 24 años, había llegado a ser, como lo describe el folleto del Museo Metropolitano de la exhibición del trabajo del artista:  

el pintor de cámara del rey, el cual le tenía un aprecio especial y el cual monopolizó el trabajo de artista para el resto de su vida. De ahí en adelante la mayor parte de sus pinturas eran retratos de la familia real o miembros de la corte.

Velázquez es grande porque tenía el mismo propósito mientras miraba a un rey, a una princesa, y más tarde a los payasos y a los duendes como tenía mirando al chico campesino, a un huevo, y a los objetos humildes de una cocina.

  
           "Maria Teresa"               "El Conde-Duque de Olivares a caballo"        "Retrato de Lezcano"

En el "Poema libre acerca de 'La teoría Siegel de los opuestos' en relación a la estética" en su libro Tardes Calientes Han Estado en Montana: Poema, Eli Siegel honra, comprende, explica y presenta através de la música orgullosa, la visión del pintor y de su trabajo. Estas son algunas líneas:

Los personajes de Velázquez se parecen a ésos
De Shakespeare—severos y delicados; vivos:
Y así, a veces, grotescos. La visión de
Lo que está aquí encuentra la visión de lo que está muy lejos—
Una cosa reflejada se mezcla con lo de aquí,
Lo visto. Cuando Hamlet se hace junto con el espacio,
Es como las actividades en las obras de Velázquez...

Aquí se ve Felipe IV "hecho junto con el espacio":



"Felipe IV"
[haga clic aquí para ver la pintura a pantalla completa]

El artista, crítico de la superioridad asumida por el monarca alto, lo muestra con dos espacios igualmente altos a ambos lados. Velázquez ve al rey en una relación verdadera con el espacio, que produce la belleza y el orgullo. En vez de acentuar la separación, en su técnica no solamente contrasta, también matiza. A la derecha, el esbozo agudo de la capa contrasta con el espacio—acogedor, pero sencillo, pero la sombra baja se mezcla con las piernas de la mesa, y la figura negra sin decoración tiene un anonimato que se mezcla con el espacio. Pero hay movimientos que son rápidos y altos y bajos con las piernas esbozadas y bajas en el lienzo. Yo creo que el artista es juguetón también; el sombrero negro y alto en la mesa ligera es como objeto, semejante al rey alto en el claro suelo. Pero la gloria magnifica de esta obra está en el papel blanco guardado en su pliegue por un dedo—es tan pequeño, y no tan real. El artista ha pintado sus bordes claros con el mismo cuidado con que pintó el rizo del rey.

Detalle_de_
Detalle de "Felipe IV"

Hay un triángulo que va desde la cabeza clara del rey, hacia los brazos y hacia las manos claras; ese triángulo es semejante al papel humilde pero luminoso. Velázquez ha tenido la "humildad magnífica" de ver los opuestos duraderos de la realidad en los pliegues, las sombras, las curvas y los ángulos, el calor y el frescor de un pedazo de papel doblado sin escritura y del Rey de España.

Detalle_de_
Detalle 2 de "Felipe IV"


Continuar a la Parte C ... Haga clic aquí
Volver a la Parte Parte A ... Haga clic aquí


Dorothy Koppelman, artista y consultora del Realismo Estético, enseña The Critical Inquiry, un taller para artistas. Esta charla fue presentada al público en la Galeria Terrain.